¿Qué es?

 

Los ciudadanos occidentales sufrimos un pavoroso empobrecimiento histórico de analfabetismo afectivo. Analfabetismo que nos impide encontrar las claves para mejorar nuestra vida cotidiana. En parte, se debe a que tanto desde la cultura como desde la educación no se ha fomentado la educación emocional y se han coartado nuestra expresividad y espontaneidad bloqueándolas poco a poco. Un niño sano canta, baila, hace teatro, pinta, crea cuentos... cuando llega a adulto, por distintas causas, pierde estos potenciales. El Arteterapia Transdisciplinaria y del Desarrollo Humano intenta que las personas recuperen su creatividad y expresividad para fomentar su bienestar, es una herramienta maravillosa para abrir de nuevo lo que está cerrado. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Arteterapia Transdisciplinaria integra diversas expresiones artísticas (artes plásticas, música, literatura, danza, teatro, psicodrama, poesia) y aspectos de las ciencias humanas (psicología, educación por el arte, filosofía, sociología), para abordar la cura y el desarrollo humano, a través de la expresión creativa y estética. Implica un conjunto de herramientas teórico-metodológicas de carácter terapéutico, preventivo y de desarrollo, que incluyen de manera fundamental el trabajo con diferentes lenguajes artísticos y -que teniendo un efecto terapéutico- se emplea en diversos campos de aplicación: psicoterapia, acompañamiento a pacientes con dolencias físicas, trabajo en comunidades, docencia, tareas institucionales, crecimiento personal, entre muchas otras. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Su finalidad principal es el proceso de transformación del ser humano a través de la experiencia artística y estética. En el centro del encuentro terapéutico está la persona que busca ayuda con sus posibilidades, sus recursos, sus límites, con su expresión y su capacidad de comunicarse. El arteterapeuta ofrece, da espacio a distintas combinaciones de expresiones artísticas donde la persona que busca ayuda pueda explorar, vivenciar, experimentar, interrogar e integrar. Pasando de una disciplina artística a otra, se trabaja de forma más profunda y se despliegan nuevas intensidades. Cada individuo requiere de una o varias vías para abrirse, el pasar de una disciplinar a otra le facilita encontrar la que mejor le sirve y al mismo tiempo se potencia su capacidad de expresividad. A través del arte la persona puede darse cuenta de cosas que sabe pero que no sabe que sabe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

http://javierperez.ws   Javier Pérez©

 

“Un adulto creativo es un niño que ha sobrevivido”

Anónimo

“Ella tenía razón. Nunca se veía bonita. Se veía como si fuera arte, y el arte no tiene que verse bonito; tiene que hacerte sentir algo”

Anónimo.

¿Qué mayor sinceridad

que hacer a un lado todo aquello que se sabe

y dejar que hable en uno,

aunque sea sin uno,

aquello que no se sabe?

 

Roberto Juarroz 

En cofre cerrado

guardé mis sentimientos

perdí la llave.

 

Mario Benedetti

Atención psicológica y arteterapéutica para hispanohablantes en Suiza.